Las idas y vueltas de los niños compartidos

Estándar

Hace tiempo que tenía ganas de hablar de este tema. Desde el inicio de la separación hemos estado dándole vueltas a cuál seria la mejor combinación para que el niño se sintiera bien con su realidad “distinta”.

En nuestro caso actualmente tenemos la custodia compartida y la repartimos de la siguiente forma:

Los lunes y miércoles lo recoge en el cole su madre y lo lleva al cole al día siguiente.

Martes y jueves lo recogemos nosotros y lo llevamos al cole al día siguiente.

Los viernes son alternos cada fin de semana le toca a la madre o al padre alternativamente y el fin de semana acaba el lunes por la mañana que lo llevamos al cole.

Es decir, cada dia duerme en una casa distinta. Cada semana 5 cambios, cada dos semanas 10 cambios, en total 20 al mes.

Seguro que much@s pensáis como yo, es una barbaridad! ojalá fuera fácil poder cambiarlo, pero el juez lo dictaminó y con la madre no se puede hablar de nada, así que de momento ajo y agua. Os diré que considero yo qué es lo mejor, según he ido leyendo y según he ido viendo a medida que el niño crece.

Si el crío es un bebé cuando los padres se separan (como nuestro caso), debería procurarse que el niño viera a diario los dos padres. Se que muchas personas creen que los bebés necesitan más a sus mamás, pero yo creo que los bebés necesitan a sus papás y mamás. Yo he visto el niño siendo un bebé de menos de un año, vomitar de angustia cuando su padre salía a la terraza a fumar y lo perdía de vista porque en esa época sólo le veía un rato por la tarde el miércoles y  dos fines de semana al mes de una noche. Algunos especialistas recomiendan que el niño esté siempre en una casa y que la otra figura lo visite todas las tardes por ejemplo, hasta que el niño tenga un año y medio o dos.

A partir de ese momento dicen que se puede alargar algo más el tiempo que el niño pasa entre uno y el otro. Por ejemplo un régimen como el que tengo yo ahora, día si día no y fines de semana alternos.

Cuando el niño ya va al cole, P3 o P4 ya empieza a tener sus cosas y necesita algo más de estabilidad. Yo noto como el nuestro tiene ciertos “cruces” de normas de una casa y la otra porque a veces se le nota que está con el chip de una casa y no de la otra. A mi me encantaría que el niño pasara por ejemplo lunes y martes en una casa, miércoles y jueves en otra y los fines de semana alternos. Esto tiene dos versiones:

– Versión fija. Lunes y martes en casa de la madre (por ejemplo) Miércoles y Jueves en la del padre. Fines de semana alternos. Así el niño haría 5 cambios cada 2 semanas. Para mi es la mejor opción, con la desventaja que cuando no te toca el finde no ves el niño durante 5 días seguidos pero para él es mucha más estabilidad, no hay que ponerse de acuerdo en casi nada y me parece ideal.

-Versión flexible. Según quién lo tenga el fin de semana, pongamos por caso el padre, pues lunes y martes la madre, miércoles y jueves el padre, fin de semana la madre, lunes y martes el padre, miércoles jueves la madre y así. La ventaja es que nunca pasan más de 3 días sin ver al niño, son más cambios, 6 cada dos semanas, pero para mi aquí lo más complicado es que hay que ponerse de acuerdo por ejemplo en las extra escolares, porque si lo apuntas al fútbol los lunes, los dos deben estar de acuerdo a llevarlo. En nuestro caso esto sería inviable, pero hay afortunados que podrían y no me parece nada mal plan.

Esto duraría hasta que el niño tenga mucha mochila de cole, 8 años aproximadamente. Aquí ya se podría hablar de una semana con cada uno, y llegar a la adolescencia con cambios por quincenas por ejemplo. Yo a esta etapa no he llegado así que no puedo opinar.

Otro tema es la ropa, en nuestro caso desde siempre hemos comprado cada uno lo suyo y nos pasamos la ropa que llega de su parte que lleve puesta en día de cambio mediante la mochila. Ahora en el cole lleva uniforme, no me gusta nada lo de los uniformes pero es una comodidad en nuestra situación.

Como veréis, yo ni me planteo que las visitas sean esporádicas de uno de los dos, creo que para un niño es más importante contar con la plena implicación de las figuras materna y paterna, que la incomodidad de ir de aquí para allá. El nuestro desde que tenemos la compartida está mejor, más tranquilo y más contento. Nosotros vivimos los fines de semana más relajados y podemos hacer planes y eso él lo nota. Con la custodia compartida ya no hay abusos económicos, se paga lo que toca y lo que necesite el niño a mitad.

Al final, mi idea es que los niños se adaptan bien a tener dos hogares, siempre que en los hogares encuentre estabilidad y cariño. Lo que no llevan bien es la falta de sus figuras principales en la vida, un padre y una madre.

Y vuestros niños, también llevan mucho tarjeteo como el nuestro?

P.D.: estamos bien, yo recuperándome. Duele un poco, pero el ibuprofeno lo puede todo. Solo espero que pasen los dos meses para ponernos de nuevo al tema.

Malas notícias

Estándar

Cada martes y jueves recogemos al peque y lo llevamos a piscina. Su padre que está haciendo un esfuerzo titánico por perder peso va a nadar a la misma hora que el niño y así, salimos con toda la faena lista. Mientras ellos nadan, yo subo a la cafetería con vistas a la piscina me tomo un trina de naranja y un huesito, saco mi portátil y escribo en el blog (aunque estas semanas el trabajo me lo ha impedido y dedico esta hora a trabajar).

Pero hoy todo es difícil, me pesan hasta las manos de pena que tengo dentro. Esta mañana fuimos al hospital, nos habían citado para la eco de las 8 semanas, justo las cumplía mañana. Siempre me encontré bien, ni mareos ni náuseas, nada, todo bien. El doctor nos recibió encantador como siempre, estábamos buscando el bebé en la pantalla pero no se veía bien. -Vamos a escucharle el corazón, dijo. Puso el altavoz y escuchamos el sonido del silencio. -No dice nada mi “cigronet” (como ya habíamos bautizado a falta de conocer el sexo, en castellano sería un garbancito) doctor? -pues chicos, creo que esto no va bien.

Supondréis las caras de los tres, de la felicidad a la incredulidad y rotos. Silencio y temblor. Se acabó.

Si fuera más fuerte os contaría los detalles de después con la ginecóloga y el análisis de sangre.. el plan de mañana que me harán la intervención para sacar el embrión, un raspado lo llaman. Pero no puedo porque me rompo al escribirlo. Solo quiero nombrar de nuevo al doctor Aurell de la clínica Quirón de Barcelona, en serio chicas si alguna va a hacer un proceso de fecundación artificial lo recomiendo a ciegas. Ha sido tan delicado y directo, lo ha hecho todo tan fácil! y os aseguro que el momento era difícil.

Pero este post no quiero centrarlo en el proceso clínico de pérdida. Quiero dedicárselo al “cigronet”. Han sido 8 semanas de felicidad total, me han dado toda la fuerza para empezar de nuevo en cuanto pueda, a insistir y persistir porque vale la pena todo lo que pasemos y más. Le debo al “cigronet” el feliz día de la Mercè que vivimos hace 8 semanas, lo celebramos y nos liberamos de todo el peso que llevábamos encima desde hacía años.

Ahora, aunque tristes, no es lo mismo. Hemos tropezado pero seguiremos adelante. Hemos aprendido que difícil no significa imposible, que hay que vivir y nunca, nunca hundirse. Que la vida es así y hay que afrontarla, que hundirse te paraliza, así que hay que mirar siempre adelante. No vamos a permitir que la pena nos robo lo que “cigronet” nos ha dado. Me quedo la felicidad que me ha dado, y es lo que quedará de él para siempre en nosotros.

Gracias “cigronet”

El primer resultado

Estándar

Resituémonos. En el último post estábamos en la mañana del festivo del dia de la Mercé en Barcelona. Ese dia era el acordado con el doctor para realizar la prueba. Dado la reacción que podríamos tener al resultado decidimos hacer la prueba después de llevar al peque a casa de su madre.

Pues bien, consciente de que el resultado no seria bueno, siempre había estado tranquila. Pero es cierto que la esperanza nunca se pierde. Porque mientras esperaba que su padre dejara al peque, de repente me sentí muy nerviosa. Aquel nudo en el estómago insoportable, el cosquilleo, el tembleque…. Camino a casa le decía a mi marido que asumiera que las cosas irían mal, yo lo sabía y él tenía que estar preparado. -Pues no te hagas la prueba, si estás tan segura! -bueno, por si acaso la haremos y salimos de dudas! Pues eso, la esperanza nunca se pierde.

Llegamos a casa y leí las instrucciones de la prueba casera. 5 minutos y si salía una línia significaria que no, dos que si. No leí nada más, no era la primera prueba que me hacía, sabía perfectamente como hacerla. Y tenía prisa.

Dejé la prueba sobre el mueble sin tocarla más. Solo faltaba esperar. Un minuto, dos… Una línia. Clarísima y contundente. Yo ya sabía que iría mal. Volví al comedor, me senté en el sofá y le dije a mi marido que las cosas para nosotros siempre tendrían que ser complicadas. Nos quedamos muy destrozados.

Aún así, cuando justo se cumplieron los 5 minutos mi marido fue al baño a mirar la línea. Y volvió al comedor. – A ver, es verdad que es muy muy flojita, pero aquí hay dos lineas… (creo que ya lo dijo llorando). -además he leído el prospecto y dice que si una de las dos lineas es muy floja, igualmente significa que “usted está embarazada”… -como? déjame ver! lo has levantado antes de mirar? -no -no lo has tocado y había dos líneas? -si! -entonces cariño, estamos embarazados? -creo que si!

Dudamos varios minutos, lo miramos y remiramos, pero el prospecto era claro y había dos líneas segurísimo. Así que si, estoy embarazada.

Aquel dia fuimos a celebrarlo por las calles de Barcelona, fue el día de la Mercè más bonito que recuerdo. Paseamos, tomamos un bocata de las caravanas de comida, unas copas de vino y unas tapas en la muestra de vino, me compró unas chuches picantes (que son mi debilidad!). Todo perfecto.

Al dia siguiente llamé a la clínica como me habían pedido. Les di la respuesta y me felicitaron super contentos, el doctor nos dijo que a la primera era muchísima suerte, que éramos unos campeones. Tengo cita para la primera eco el 8 de Octubre.

He leído por internet (fuente nada fiable, pero inevitable de consultar!) que el dolor intensísimo de ovarios es normal, aún me dura. Se supone que las cosas se están poniendo en su lugar para lo que nos espera los próximos meses.

En este momento estoy miedosa de perderlo, estoy de 3 semanas (aunque cuando el ginecólogo empiece a contar dirá de 5 ya que cuentan desde el último período). Vienen semanas de cuidarse. Me encuentro bien, hinchada y no entro en los pantalones (ni en las camisas). Si tan pronto. A cada una le da por donde le da. Pero no pienso en el miedo, estoy feliz y aún un poco incrédula, necesito esa eco para estar más tranquila.

Es cierto que hemos tenido suerte. Es un buen año, hemos tardado 4 años en conseguir la custodia compartida, pero este año lo logramos. Y ahora esto. Hemos pasado unos años muy duros pero cierto es que después de la tormenta siempre, siempre, siempre sale el sol. Si estas en una situación como la mía, no te preocupes, resiste e insiste porque llegará. En serio, llegará.

Ahora toca esperar a esa eco, porque además queda una duda por resolver… tenemos un bebé en camino, o tenemos dos?

A unas horas de la respuesta

Estándar

El último paso fue hace 14 días exactamente. Tras mi última eco donde había un buen folículo y otro que casi casi… seguimos las instrucciones de los pinchazos y fuimos a la clínica a por la Inseminación Artificial. Es tan rápido! una entra en la sala de siempre en la posición de siempre cuando te visita un ginecólogo.3 horas antes había ido mi pareja con un botecito con sus bichillos algo preocupado -En estas circunstancias es muy difícil estar motivado, yo no se si habrá ahí algo útil o suficiente “material”… Pobrecillo, es verdad, con esta tensión es muy complicado. Pero llegamos a la clínica y el doctor nos dio los resultados. el tío quedó como un campeón. – Hay 13’7 millones preparados, y con 5M es suficiente. Toma machote! (es su momento de gloria). En fin, vuelvo a la sala, el doctor introduce un tubo, eso molesta un poco,  e inyecta el botecito – allá van los 13’7 millones de campeones! dijo el doctor -francamente doctor, este momento no tiene nada de sexy ni placentero, espero que sirva para algo! nos reímos. En ese momento sí me dolía, poco, pero era molesto, aunque fueron solo unos segundos. Espera aquí estirada con las rodillas dobladas unos minutos, aviso a tu marido que entre mientras esperamos. Y listo.

Esos minutos fueron unos de los más bonitos, de esos que se te quedan en la memoria. Él entró y me cogió de la mano y no se que me contó pero me hizo reír y me tranquilicé muchísimo. Fue uno de esos momentos en los que sabes porque quieres formar una familia con esa persona.

Salimos y el doctor nos dió las últimas instrucciones. A partir de esa noche y tres veces al día durante 11 días habría que tomar unas pastillas de progesterona, por lo visto hay un pequeño porcentaje de mujeres que no consiguen quedarse embarazadas por la falta de esa hormona.  Y el día 24 (es decir, en 2 semanas) si no te ha venido la regla te haces la prueba de embarazo.

Y nos fuimos a trabajar, yo aquel día fui andando, 45 minutos hasta la oficina. Hacía sol y aire fresco así que me ayudaría a desconectar y volver al día a día.

Hoy es el dia de la prueba. Dijo la doctora que la espera sería lo peor, seguramente lo peor es ver el negativo en la prueba, pero es cierto que la espera es fatal. He pasado 2 semanas muy rara, no dormía bien, me dolía todo y me canso con facilidad. Pero no siento síntomas típicos del embarazo así que creo que hoy veremos un no.  Y lo lamento porque anoche hizo 5 años que mi marido me dijo que me quería, fue una declaración preciosa (y complicadísima, él estaba casado y con un bebé, ya os contaré la historia) y que mejor regalo que este, 5 años más tarde, verdad?

Hoy el peque duerme en casa y como hoy es festivo en Barcelona, tenemos que llevarlo a las 10 a casa de su madre (en el próximo post hablaré de los va y ven de los niños, los turnos  de las custodias y mi opinión sobre el tema, pero se entenderá que por ahora tengo una prioridad que tratar!). Como es posible que nos deprima muchísimo el resultado, esperaremos a que el peque ya no esté para saber la respuesta.

Y aquí lo dejo, es 24 de Septiembre y son las 8 y media de la mañana, a la hora de comer puede que me esté muriendo de pena o de alegría. En breve os cuento.

Fin del verano y ya estamos inyectando hormonas

Estándar

Ni loca he abandonado el blog! pero el verano en mi caso, que trabajo por mi cuenta, en lugar de descansar he intentado aprovechar al máximo, los días que tenemos el peque (años pares, las primeras quincenas) disfrutarlo al máximo, bueno me pongo a trabajar a las 7 de la mañana y hasta que se levanta, me conecto de nuevo en la siesta y por la noche. Cuando no tenemos el peque, a trabajar el doble para poder disfrutarlo cuando vuelva… Y el blog ha quedado al final de la lista.

Pero hoy sí, hoy tenía que contar las novedades.

Decidimos esperar a Setiembre para empezar con la inseminación artificial. Después de meses muy intensos, preferimos dejar pasar el verano desconectando un poco de todo.

Así que a finales de Agosto llamé a mi doctor, estaba de vacaciones pero la doctora Francos me atendió super bien. Le dije que nos íbamos a poner en el tema pero que ya no recordábamos bien los pasos que debíamos seguir y que me refrescara un poco.-Mejor vienes y te hago una eco el tercer día de la regla, más que nada porque han pasado 3 meses desde que te vimos y mejor asegurar que sigue todo bien.

Y así fue. El tercer día fuimos, la eco perfecta así que pensé: ready, steady..go! vamos allá. La doctora nos recordó lo que nos venía por delante:

-Empezamos con la inyección de hormonas, un pinchazo cada noche…odio las agujas! las odio! y mi marido es bastante “cagueta”, pero yo no me lo puedo poner sola, me muero de miedo. Así que, -doctora, por favor explíquele bien como se hace. La doctora se moría de risa viéndonos, es un boli, hay que poner la carga y pinchar en el “michelín” (de eso voy sobrada, encontrarlo no será difícil!). Pero pinchar… eso será complicado (si vierais a mi marido con un boli ensayando… parecía la sombra de psicosis y yo sería la pobre de la ducha… dios mío!)

Al 5º día iremos a hacer una nueva eco. Hay que comprobar que los folículos crecen. La doctora necesita uno o dos bien maduros (si hay más, en principio, la cosa no sigue adelante). Si en la eco del 5º día no estamos “a punto” esperaremos, en mi caso como eso será un viernes, al lunes. Mientras, seguimos pinchando (que bien, de 5 a 8 días de pinchazos! se me acabará la fobia en este proceso? lo pondré en la lista de cosas buenas que saldrán de todo esto…).

El día que la cosa esté madura pincharemos de nuevo, pero otra medicación (con otro boli, no se porqué, irá a juego, este pack es turquesa, el otro azul). El último pinchazo, tal como dijo la doctora (y yo entendí, no me hagáis mucho caso, el cuerpo humano no es lo mío) es para que el/los folículos “exploten” (vaya que ovule).

Y ahí llega el día D hora H. Va el hombre en ese momento tan glamuroso con su botecito, te lo inyectan y… alea jacta est (la suerte está echada).

Mira, a mi no me cuente más, hace tres años que espero esto, empecemos, pinchadme, dejadme como un colador, lo que sea… pero encarguemos el bebé ya! (si, pueden ser dos, el bebé o los bebés, me da lo mismo, pero que sea ya). Estoy lista. -Solo una pregunta más… tanta hormona, estaré insoportable? mi marido está aterrado! -no más que una regla normal… -pues eso, insoportable!… lo que os digo. Estamos listos.  

Llamamos a la farmacia por consejo del hospital, -como no puedes empezar ni un día antes ni un día después llama y que te guarden la mediación, no vaya a ser que no tengan. Y así lo hice. Al salir de trabajar fuimos a buscarla, ahí estaban el pack azul y el pack turquesa. Guardadlo en la nevera! (pinchazos fresquitos, que alegría)

Montar el boli por primera vez es como montar un mueble del ikea pero lo haces temblando. Los dos ahí mirando el libro de instrucciones como si fuera un manual de una central nuclear. Os digo, no creo que cargar la mina del portaminas del cole fuera más complicado. -pincha ya! venga hombre, que no puedo más! -no mires, mujer, que me pones nervioso!… sería un momento, parecía eterno, y…. -no me digas? ya está? -si. -Pero si no he notado nada! 

Anda que no somos atontaos los dos! y ¿queremos traer al mundo uno (o dos) bebés?pues no habrá que espabilar ni nada! pero como juntos está demostrado que podemos con todo, no me preocupa nada. Bueno, que este intento no sea el bueno un poco, pero eso no lo puedo controlar….

La semana que viene os cuento como ha ido la fabricación de folículos, la pregunta del momento, ninguno, uno o dos? aishhh que curiosidad!

 

 

 

 

Madrastras Revolution

Estándar

Cuando el peque era un bebé me llamaba “mama”. A mi nunca me ha parecido correcto, por no desorientarlo ni confundir. Siempre he insistido a que me llamara por mi nombre, pero hubo un tiempo en el que parecía que para él no era suficiente, todas las personas cercanas tenían un título (iaio, tia, papa, …) y claro el mío, oficialmente, es madrastra. Palabra temida por todos los niños!

Hace tiempo,  tomando algo en un bar escuché un papá en la mesa de al lado decirle a sus hijas -“niñas, quietas! o vendrá la madrastra!” . Os lo podéis creer? yo pensé, pues tienen una aquí al lado y aparentemente diria que soy más buena que tu papá…

Yo empecé a decirle al niño que yo soy su madrastra, pero entonces llegaba la noche y los cuentos… malditos cuentos! constantemente tenía que cambiar madrastra por bruja, para que no le extrañara que una madrastra envenenara a su hijastra por ser guapa, o tuviera a su hijastra de “chacha” o yo que se cuántas maldades he llegado a leer. Alguien sabe si los hermanos Grimm tuvieron una mala experiencia infantil con una nueva mujer de su padre? menudo mal favor nos hicieron!

Visto lo que dicen los cuentos, empecé a buscar alternativas. Busqué en el diccionario. La definición en la RAE es en primer lugar la esposa del padre. Pero en segundo lugar mala madre. (Así que de repente hay más madrastras que madres en el mundo). Pero ningún sinónimo. 

En inglés es stepmother. Me gusta, a un paso de madre. Si, es eso lo que soy, pero no es un palabrejo que encaje bien para usarlo en casa.

No encontré nada más así que contacté por email con un filólogo conocido de Barcelona. Lo veo a menudo en la tele y me crucé con él por el barrio y de tanto verlo me pareció familiar y le contacté. 

Su respuesta fue contundente. Madrastra no tiene ni sinónimos ni alternativas en el diccionario en ningún territorio que él supiera. Una opción seria que si el niño llama a su madre “mama”, a mi me llamara “mami”, por ejemplo. Pero que en general los motes salen de forma natural, que dejara pasar el tiempo y por la buena relación que tenemos ya saldría alguna cosa.

Y así lo hice. Aún así cuando preguntan, o cuando sale en la conversación yo le digo que soy su madrastra, la buena.

Y me parece que solo me queda una opción, defender las nuevas madrastras como las buenas madrastras, unas auténticas stepmother.

Y de ahí, que hace unos días hablando con una madrastras en el blog nos saliera la idea de “Madrastras Revolution”. Si eres una buena madrastra, si sufres y amas mucho sin esperar casi nada a cambio, compártelo con nosotras,habla de las Madrastras Revolution! y démosle palos al diccionario y a los cuentos!

(y solo para que conste, si hay padrastros leyendo éstas líneas, también es para vosotros. Para mi no hay diferencias en ninguna dirección y solo hablo en femenino por mi propia condición)  

 

El dolor de la espera

Estándar

Aunque no se el momento exacto, calculo que hace unos tres años pienso en ser madre. Seguramente la relación con el hijo de mi pareja me despertó el dichoso reloj biológico. Y lo que al principio fue una emocionante espera se convirtió en la auto-tortura más dolorosa que he sufrido en mi vida.

Uno de los primeros recuerdos que tengo es esperando el ascensor de mi oficina, me sentía especial, como cuando siendo una niña iba al cole con unos zapatos nuevos, algo diferente había en mi aunque nadie se diera cuenta (como cuando una acaba de depilarse, aunque lleves pantalón, te sientes súper sexy!). En fin, yo sabía que en algún momento llegaría mi bebé, y seria pronto. Que emocionante…

Y pasaron las semanas, los meses… me resfriaba y no tomaba aspirina por si esta vez si me había quedado embarazada. Me mareaba un día y me convencía que ese mes si, luego llegaba el día fatal. Y vuelta a empezar. Y cada mes vivía psicológicamente un embarazo y un aborto, y otra vez, y otra vez, ….

Después de unos meses empezó el calendario, el control total del proceso, el máster en anatomía y ginecología, me lo aprendí todo, las hormonas, días de oculación, la temperatura, todo. Pero seguramente eso lo empeoró porque poco a poco todo era dar vueltas al mismo tema, casi una obsesión… o una obsesión.

Por supuesto en ese tiempo todas las personas que conozco en edad “de merecer” quedaron embarazadas, y dolía. Dolía todo, mi hijastro crecía y los planes de hermanos cercanos se iban volviendo imposibles. Su madre se quedó embarazada! dolía. Nadie tenía la culpa pero una se sentía dolida con todo. Leí por ahí que el dolor psicológico puede ser similar al de un paciente de cáncer, no lo se, por suerte no puedo compararlo, pero duele de verdad, físicamente. Me volví triste y me alejé de mis amistades, de todos.

Luego decidimos actuar, fuimos al médico, nos hicimos las pruebas. El análisis de sangre por mi parte, todo bien, la eco bien. La horrible salpingografía, nombre chungo pero inolvidable porque lo pasé fatal! te ponen un líquido para que la máquina pueda ver si tienes las trompas obstruidas. Dos días sin poder moverme de dolor (y no soy de quejarme fácil), pero el resultado bien. El seminograma, si vale, él tiene un hijo pero el médico dijo que puede pasar, y que va, todo perfecto, más que perfecto por encima de la media! Entonces, doctor, que nos pasa!!!!????

Nada, el doctor dijo que a veces pasa. La gente de alrededor decía: -será que te has obsesionado, no pienses más en ello… que no piense en ello? me llevo a tu hijo y no pienses tu más en él? me acercaba a los 35, la cosa se iría poniendo más difícil, y los procesos de inseminación artificial eran caros, y estábamos en peleas judiciales por la custodia compartida así que no era el momento. Y me hundí.

Me quedé en el estado “off” durante meses, no podía reaccionar, ni trabajar, ni ser yo.

Para mi suerte tengo el marido que tengo y su hijo que son mi lotería particular. Me lo han aguantado todo, me han animado siempre (bueno el peque no lo sabe, pero lo hace). Mi marido ha empezado a desearlo más recientemente así que en este tema él estaba más fuerte que yo y si no es por él probablemente ni tan solo seríamos pareja.

Se dice que el tiempo todo lo cura, no lo se, por lo menos a mi me ha enseñado a convivir con la lucha, intentar ganar la impotencia con tozudería y persistencia, y a intentar dominar las recaídas con más fortaleza. Como pareja nos ha reforzado,  y ahora con serenidad e ilusión planificamos y avanzamos para formar nuestra familia.

Se que aún no se ha acabado porque la inseminación artificial puede fallar, una y otra vez, o la FIV después, incluso que el embarazo no vaya adelante una vez logremos quedarnos, así que nos espera mucha guerra, claro está.

Es este sufrimiento el que me animó a escribir este blog, si alguien sufre como yo puede que le ayude leer estas líneas. Seguro que a mi almenos me ayuda contarlo. No te cortes en contar si tu también pasas por algo así, nos ayudará a las dos!

 

Donde acaba la madrastra y empieza la madre?

Estándar

Tenemos una conocida que es peluquera, así que ya hace algún tiempo que para cortarnos el pelo viene la peluquera a casa. Después de arreglarme yo y mi marido, pensé que el peque tenía una coleta larga y feota y que ahora en veranole daría mucho calor. Le pregunté a mi marido si quería que le cortaramos el pelo y él me dijo que hiciera lo que yo quisiera, le contesté que yo no pdía decidir algo así de su hijo, discutimos (un poco)… al final no se lo cortamos.

El caso es que se que a su madre le gusta esa coleta, es algo que me han contado mi suegra y su padre más de una vez, que ella siempre comentaba que quería que su niño llevara el pelo largo de atrás. Y la cosa es tan exagerada que solo una vez en 5 años le ha cortado el pelo por atrás. A parte de gustos, está el tema que siempre se rasca la cabeza y más en verano, y que si lo cortamos le crecerá más rápido. Pero quién soy yo para decidir eso? ellos no se hablan, no hay instrucción alguna y ella y él hacen lo que quieren sin hablarlo entre ellos.

Pero yo no quiero tomar ninguna decisión que genere conflicto, solo espero el día que puedan comunicarse y llevarlo de otro modo, con algo de comunicación, sin duda mejor para el niño.

Alguna vez he tenido esta misma sensación cuando me ha parecido que era momento de ir al médico o cosas por el estilo. Una no es la madre, es la madrastra. Es un papel en general desagradecido, porque puedes llegar a querer como una madre pero no esperar nunca lo mismo a cambio y tampoco actuar como tal. Por sentido común, por la fuerza de la naturaleza o por lo que sea, tienes el impulso, yo le cortaría el pelo… para que no pase calor! ya crecerá! pero si se que eso puede crear conflicto, no es mejor aguantarse? incluso pensando que no es lo mejor para el niño?

La anécdota del pelo es solo un ejemplo, pero siempre tengo dilemas de este tipo. Tengo un amigo que es psicoterapeuta, siempre me recuerda que yo no soy su madre y que debo quedarme a más distancia. Lo entiendo. Pero a veces no estoy de acuerdo. El niño vive la mitad del tiempo con su padre y conmigo desde que tiene un añito. Y vivimos con normalidad como una familia (parte de su familia). El dia que llegue su herman@, no quiero que sienta que es un hijo de segunda. Aunque entiendo que una pequeña parte de mi actúe diferente, seguramente porque no habrá discusión, en verano le cortaremos el pelo y no pasará calor!

Si eres madrastra, tienes dilemas como el mío? como lo solucionas?

 

La elección de la clínica

Estándar

Como expliqué anteriormente, la semana pasada tuvimos la primera visita, y lo hicimos en las dos clínicas que seleccionamos por precio y reputación, recomendaciones, … Corachan y Quirón (en Barcelona, que es mi ciudad). Y estas fueron nuestras impresiones:

La primera cita en Corachan fue en un centro especializado que está allí mismo llamado CIRH.  Nos atendió una doctora muy agradable, pero nos pareció un poco a la defensiva. Nos hizo una explicación con diapositivas del proceso de la IA y de la FIV, pero siempre recordando que los porcentages eran bajos. Nos transmitió más pegas que beneficios y todo parecía ser complicado. Salimos de allí un poco agobiados.

Pero después fuímos a Quirón, debo decir que empezamos con mal pié porque nos presentamos en Quiron-Dexeus por confusión. La clínica para este tema debía ser Quirón, la que está en la misma Ronda de Dalt. Pero una vez allí todo fue perfecto.

Como anécdota os contaré que minutos antes de entrar, mientras estábamos en la sala de espera mi hermana me llamó para decirme que estaba embarazada. Yo sabía que ella también lo buscaba y no estaba segura de si me alegraría o me dolería, pero me alegré de corazón. Cuando entramos en la consulta estaba eufórica y le comenté al doctor justo después de saludarle la noticia que acababa de recibir, le dije que si no podía ser madre almenos tía. Y él rápido me contestó que va! vas a ser madre y se llevará poquito con su prim@! me encantó la respuesta. Nos atendió el doctor Ramón Aurell. Fue rapidísimo, se miró las pruebas y nos recomendó empezar con una Inseminación Artificial. En nuestro caso que la infertilidad es por razones desconocidas dice que vale la pena intentarlo. Es menos forzado, debemos esperar a la próxima regla, avisarle (por email, ni tan solo hace falta volver!) y empezar con las hormonas, se inyectan con una aguja que parece un bolígrafo. Y empiezan las ecos, dia si dia no, hasta el día de la fecundación. El doctor nos contó que puede ser que incluso podríamos quedarnos por relaciones el día antes o el siguiente de la fecundación. Así que vale la pena porque es lo más natural.

Nos dio la aguja, la receta de la medicación que hay que tomar (unos 400€!)  y me dió su email para contactarle el día que empezáramos el proceso.

De repente todo era fácil y era cuestión de días, inlcuso parecía ir más veloz de lo que habíamos previsto! Bueno, la decisión de la clínica para nosotros fue fácil. Quiron nos encantó, las instalaciones, la atención, el doctor, todo. Cierto es que es bastante más caro Quiron (850€) que Corachan (550€), pero dado lo que nos traemos entre manos, elegimos lo que para nosotros es la mejor opción.

Ahora estamos con el dilema de cuando es el momento, lo hacemos ya o esperamos? a mi me preocupa el estado de ánimo que tendré para inyectarme las hormonas, puede perjudicarme en el trabajo que hace poco que tengo y me encanta, así que igual aprovechamos verano, pero como hay que hacer ecografías dia si dia no hay que estar en Barcelona y eso nos complica la cosa, porque tenemos el peque las primeras quinzenas justo cuando me tocaria hacer el tratamiento… En fin, nada es perfecto verdad?

 

La exclusión de la madrastra

Estándar

Una de las cosas que vive una madrastra, aunque parezca increíble en pleno siglo XXI es la exclusión de las madres. Yo creo que te ven como una “rompe-familias”. No se si piensan que te interesan todos sus maridos, o simplemente proyectan el miedo que tienen a que un día su marido se vaya con otra, pero muchas no te soportan sólo por ser la madrastra.

Hoy fui a recoger a mi hijastro unos minutos antes de que abrieran la puerta del colegio. Una de las pocas madres que me hablan como a una persona normal me pidió que me uniera al grupo de mamás que estaban allí hablando. Me acerqué. Y una de ellas me dio la espalda dejándome fuera del círculo. Por supuesto a mis 35 años, se me escapó una sonrisa y me quedé a un lado, sin ningún inconveniente de no participar en la charla.

Es algo más incómodo el hecho de no poder formar parte del grupo de WhatsApp “mamás” , en él se ponen de acuerdo para los regalos y fiestas de cumpleaños de los niños, disfraces y material que nos pide la maestra para llevar al cole… Mi marido no está en el grupo porque las madres dicen que no aceptan hombres. Como la madre se niega incluso a saludar al padre, esto significa que asegurarte que cuando está con nosotros el niño tenga todo lo que debe tener, lleve lo que toca llevar, … depende de que nosotros preguntemos a las dos o tres madres que nos tratan como personas normales.

Se que con los años, ellas mismas se echaran del grupo las unas a las otras, porque a estas alturas tener que vivir ésta situación solo viene dado por personas que probablemente se sienten inseguras o insatisfechas, y tarde o temprano lo sufrirán entre ellas.

Sinceramente no nos duele, por suerte somos una familia feliz y nos basta. Pero nos impresiona ver la calidad de las personas, y lamento decirlo, muy especialmente de las mujeres, que seleccionan las personas y las cualifican, las juzgan y las autorizan o desprecian con tanta facilidad, a éstas alturas de la vida!

Y al mismo tiempo, me satisface ver como en medio de este entorno tan mediocre encuentras dos o tres personas (mujeres también!) que se exponen a ser excluidas, prescinden de los prejuicios y te ayudan porque sinceramente entienden que los niños están por encima de todo. Y que un padre separado es tan buen padre ( o mejor ) que una madre, y que una madrastra no es la figura mala del cuento, sino probablemente solo alguien que ama a un niño que le ha venido dado.

Si te ha pasado algo parecido, cuéntamelo!